Fisica o Quimica Rol

Foro Rol de Fisica o quimica
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Para poder rolear es necesario que registres el avatar y hagáis la ficha del personaje tanto como si es de la serie como si es inventado, gracias =)
Si alguien quiere un personaje principal , pero ya esta cogido puede ponerse en la lista de espera para reservar dicho personaje por si queda libre =) .
LEED LAS NORMAS!!! Y AVISAD DE LOS TEMAS A CERRAR
Agregaros todos al MsN Foro-rol-foq@hotmail.com
Copyright Oficial ©.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Vias de contacto
Si sois nuevos , y no sabeis como rolear o tenéis alguna duda sobre el foro, o cualquier otra cosa puedes contactarnos en cualquiera de las siguiente direccion:

*MsN

Foro-rol-foq@hotmail.com



Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Staff administrativo
Administradores Dulce Moderadores Ruth
Estación // Otoño
Image and video hosting by TinyPic
Importante!
Últimos temas
» registro de avatar!
Lun Sep 11, 2017 7:13 pm por Dulce^^

» Lara Capdevila
Lun Sep 11, 2017 6:02 pm por Dulce^^

» Personajes Principales Libres
Lun Jul 21, 2014 2:53 pm por Fervid.Girl

» he medio vuelto xD
Miér Mar 02, 2011 7:32 pm por Ruth

» Duda respecto a mi personaje
Sáb Feb 26, 2011 10:53 pm por Dulce^^

» PASA UN VIDEO
Jue Ene 06, 2011 4:38 am por Daniel

» Esta vez es para siempre
Mar Dic 14, 2010 3:48 pm por Dulce^^

» Pasa la imagen
Vie Nov 26, 2010 10:07 pm por Toni Launter.

» a ver valientes xD
Dom Nov 21, 2010 12:30 am por Serena Darvan

Estadísticas
Tenemos 155 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lara Capdevila.

Nuestros miembros han publicado un total de 55634 mensajes en 1550 argumentos.
Mejores posteadores
Ricky kinney (15089)
 
Kaleb Samuels (7475)
 
Dulce^^ (7289)
 
Ruth (5826)
 
Cabano (5673)
 
David (1891)
 
richie (1141)
 
Nando. (1113)
 
Austin (1002)
 
Megan (826)
 
contador

casino contador de visitas
weboscope
Solidarizate
Fundación Dulce Amanecer

Comparte | 
 

 Mi Historia Inventada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Mi Historia Inventada   Mar Jun 01, 2010 4:34 pm

Prólogo.

5 de Septiembre de 2009. Uno de los días que nunca olvidaría… Parece ser que el haber estado todo un verano sin poder salir en casa, cobijado entre los libros y teniendo fe en poder aprobar todas las materias suspensas dio sus frutos. No me hizo tiempo entrar al instituto para ver las notas… porque justo en la entrada me crucé con mi mejor amigo que ya me dio la buena noticia. Tampoco recuerdo haber visto a mis padres en tantas ocasiones tan contentos y satisfechos de mí. No era un día especial por el simple hecho de haber conseguido pasar de curso… sino porque marcaba un principio y un fin en mi vida:
Dejaba amigos, profesores, centro escolar y muchas anécdotas tanto divertidas como males atrás para entrar en una nueva etapa de mi vida, el bachillerato. Nuevos compañeros, profesores, centro escolar… y mucho por vivir. Tenía la sensación de que a partir de ese momento mi vida daría un vuelco enorme y eso me animaba bastante.
Aproveché como pude los últimos días de vacaciones antes de empezar el curso escolar. El día 8 fui a mi nuevo instituto para conocer los que serían mis nuevos compañeros de clase. Me alegró ver que 4 de mis compañeros del año pasado con los que mejor roce tuve habían caído en mi misma clase, y mis dos mejores amigas en la clase de al lado…
El día 15 empezaría el curso escolar, pero mi mente estaba más en otros temas, como intentando adivinar qué me depararía el futuro a partir de ahora…
¿Qué podrá suceder para que mi vida pueda pegar semejante vuelco? ¿De verdad sucederá algo así?...
Solo el tiempo tenía las respuestas a esas preguntas…
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Mar Jun 01, 2010 7:39 pm

Cap. 1 Todo el mundo se equivoca…

Moreno, ojos marrones protegidos por unas gafas de color azul marino de media montura, pelo liso y corto, aunque a medida que me crece se me riza. Complexión un poco fofa y 1,70 cm. de altura. Un chico con un humor muy variable, aunque en general bastante simpático, alegre, cariñoso y buen amigo de sus amigos.
Nunca me gustaron las descripciones pero si me tuviera que auto describir esa sería la descripción más acertada que se me ocurriría hacer. Y ahora que ya más o menos me conocéis… es hora de que os cuente cómo mi vida cambió y el motivo de que lo hiciera.

Ya los pocos días de verdaderas vacaciones para mí dieron a su fin y un nuevo curso escolar se alzaba ante mí. Por un lado tenía miedo a lo desconocido pero por otro me ilusionaba poder empezar casi desde 0 en la mayoría de los aspectos.
Los primeros días fueron los típicos para conocer a compañeros, profesores y poder adaptarnos al lugar. Todo iba normal, nada extraño sucedía, o eso creía yo…
El curso seguía su ritmo y he de reconocer que nunca estuve tan animado sin motivo aparente. La gente de mi clase era la mayoría muy simpática y me llevaba bien con ellos y empecé a salir los sábados con el grupo de mi mejor amiga, el cual estaba compuesto por 5 personas y, ahora conmigo por 6. Ya había pasado aproximadamente la mitad del primer trimestre cuando la cosa empezó a cambiar.
En mi clase había un chico, Aitor, con el que me llevaba especialmente bien y solíamos ir algunas que otras tardes a la biblioteca a hacer deberes y estudiar juntos. Sin duda alguna incluso cosas tan aburridas como son los estudios se hacen divertidas cuando lo haces en buena compañía. Ese chico es moreno, con el pelo liso y corto, de complexión normal y rozaría los 1,75 cm. de altura, aunque lo que más me llamaba la atención era aquellos ojos color café en los que tanto me gustaba fijarme… Aquella enorme sonrisa imborrable de su cara y la paz que sentía cuando le oía al hablar eran dos de sus mayores cualidades. Cuando iba de vuelta a casa siempre reflexionaba sobre eso… ¿Por qué me siento tan extraño cuando estoy con él?...
Fue aquel sábado de principios de noviembre cuando algo inesperado sucedió.
Me dio un vuelco el corazón al verle aparecer de pronto allí, en el lugar de quedada de mi grupo. Mis compañeros del grupo lo saludaron de tal forma que parecía que le conocían de toda la vida, entonces cogí del brazo a mi amiga Rosario (a la que apodo cariñosamente Rouse) para que me acompañara y una vez estábamos a solas me dispuse a hablar con ella:

- ¿Qué hace Aitor aquí?
- ¡Perdóname Sergio! Se me fue el santo al cielo ayer y se me olvidó comentártelo…
- ¿Pero de qué lo conoces tú?
- De poco, lo conozco de vista y poco más... Fue Max quien le dijo que saliera hoy con nosotros. Me han dicho que al parecer no sale los sábados porque es un chico bastante tímido...
- ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra?
- Bueno, solamente nos parece buen chico y nos gustaría ayudarle a quitarle timidez a parte de que uno más en el grupo estaría guay.
- Conmigo nunca tuvo un comportamiento tan tímido…
- ¿Te llevas bien con él?
- Bastante, solemos ir a la biblioteca por las tardes a hacer deberes juntos…
- ¡Vaya! ¿Y por qué no me contaste nada?
- No le dí importancia…
- Bueno mejor… Tu ya estás más que integrado en el grupo y como contigo tendrá más confianza espero que le puedas ayudar a abrirse.
- Bueno… Haré lo que pueda…
- ¿Qué te ocurre? No te veo muy contento con esta decisión.
- No, nada… Simplemente me encuentro un tanto incómodo, no se por qué…

En ese momento Alex reclamó nuestra presencia. Ya habían terminado con las presentaciones y estaban planeando a donde iríamos a tomar algo. Al final volvimos a la rutina: Discusiones para ponernos de acuerdo, y como no lo hicimos acabamos yendo al mismo lugar de siempre. En el camino hacia el Pub miré de reojo a Aitor… Parecía otro chico porque aún no había mediado palabra en todo el día, su linda sonrisa ya no existía y miraba con aires de preocupación al suelo...
Al entrar al Pub y decidir lo que tomaríamos cada uno le pedí a Aitor que me acompañara a por las bebidas, entonces fue cuando aproveché para mantener una conversación a solas nosotros dos.

- Aitor, no has dicho nada en toda la noche y te veo muy triste… ¿Qué te ocurre?
- Estoy bien. Bueno… en verdad no tenía ganas de venir, me vi obligado…
- ¿Obligado? *dije con un tono un poco indignado* Perdona chaval, pero te han invitado a salir con nosotros con la mejor intención del mundo… ¿y dices que te han obligado?

Entonces pude notar como, aún sin haberse atrevido a mirarme a los ojos, una pequeña lágrima caía lentamente recorriendo toda su mejilla.

-Perdona…

Justo después de decir eso se levantó y salió rápidamente por la puerta. Yo sin pensármelo fui tras él pero cuando quise darme cuenta se encontraba ya demasiado lejos como para darle alcance… Volví con las bebidas a donde se encontraba el resto del grupo.

- ¿Dónde está Aitor? *me preguntó Carolina (Carol para acortar), mi otra gran amiga*
- Se ha marchado… *dije mientras intentaba disimular lo mal que me sentía en ese momento*
- ¿Y… eso?...
- Nada, decía que no se encontraba bien y que prefería marcharse a casa…

Todos fijaron sus vistas en mí mientras sus caras mostraban confusión. Todas menos la de Rouse que parecía saber que algo había ido mal.

- Me marcho a casa *dije tras tomarme todo mi refresco de un trago.*
- Pero Sergio… son las 11 y media solamente. *Me reprochó Max*
- Mejor, así dormiré antes para poder estudiar mañana
- No tenemos exámenes hasta dentro de 2 semanas.
- ¡Mejor, más preparado iré entonces! *dije con un tono bastante borde mientras terminaba de coger mi abrigo y me disponía a abandonar el local*


P.D: comentad xfi ^^
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Dulce^^
Admin
avatar

Escorpio Cantidad de envíos : 7289
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Edad : 25
Localización : En un lugar romántico

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Mar Jun 01, 2010 7:59 pm

Me encanta.. estoy ansiosa por leer mas ^^ Very Happy

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Mar Jun 01, 2010 8:10 pm

Pues aquí tienes el siguiente ^^

Cap. 2 Reflexiones y remordimientos.

No acaba de entender cómo pude haber tenido semejante comportamiento con ellos sin tener la culpa de lo sucedido, pero era tan grande la ira que sentía ahora mismo…
Al llegar a casa mis padres me miraron extrañados, ya que no me esperaban hasta las 12 y media como muy temprano. Yo inmediatamente me metí en mi cuarto y me cambié de ropa. Aquella noche no cené porque hasta el hambre se me había cerrado. Me metí en la cama mientras jugaba a la DS para intentar olvidar lo sucedido, pero me era imposible, así que opté por intentar dormirme…

Eran las 11 de la mañana cuando me desperté. Ya me encontraba mucho más tranquilo. Tras desayunar un vaso de leche como de costumbre me dispuse a conectarme un rato al Messenger para terminar de espabilarme y después empezaría a hacer deberes.
Como solía pasar todos los domingos era poca la gente conectada al Messenger pero de entre esas personas se encontraba Rouse, la cual de inmediato se dispuso a preguntarme qué tal me encontraba al verme conectado.

- ¡Buenas Sergio! ¿Cómo andas?
- Hola Rouse, ya me encuentro algo mejor...
- Cuéntame qué sucedió ayer entre vosotros dos por favor, nos dejasteis a todos muy preocupados.
- Nada tía, que soy un imbecil… Dijo un comentario muy feo y me puse súper borde con él. No supe ver la situación desde su lado y en vez de ayudarlo empeoré las cosas. ¡Siempre lo hago todo mal!
- ¡No digas eso tío! No saques las cosas de quicio. ¿Qué comentario es ese que te hizo para que te molestase tanto?
- Dijo que le obligasteis a acudir. Lo dijo con un tono como dándome a entender que si por él fuera no se encontraría allí en ese momento. Sonó muy despectivo y desagradecido, yo sabía que le dijisteis de ir para ayudarlo con su timidez y tal… y él lo agradece de esa forma. Me pareció tan injusto que no pude controlarme.
- ¿Qué le hiciste?
- Le hablé de forma muy borde echándole en cara que si estaba allí no era por obligación. ¡No lo hice con mala intención, enserio! Pero…
- OK, no importa…
- Me siento muy mal tía… Con lo bien que me ha tratado siempre, ayer no parecía el mismo… Me gustaba más el Aitor con el que hacía deberes en la biblioteca.
- Mañana podrás verle en clase, ¿cierto? Habla con él y arréglalo todo.
- Eso espero…
- Bueno Sergio, salgo de compras con mi madre
- Venga vale. Bss guapa.
- Chao cielo, bss. ¡Por cierto! Tenemos que tener una conversación seria un día de estos…

No sé qué es lo que quiso decir con eso último, pero tampoco le dí importancia. Me puse “Ocupado” en el estado del Messenger y cogí mi agenda para ver qué tenía de deberes. Para mi sorpresa solo teníamos que hacer Química, llevaban mandadas desde el jueves y son para el lunes. Intenté hacerlas pero como era de costumbre no entendía cómo resolver aquellos jeroglíficos denominados “Problemas”. Aitor siempre era el empollón de los dos en química y yo le ayudaba con las matemáticas, pero ese domingo la biblioteca se encontraba cerrada y, aunque resultaba extraño aún no me había dado por preguntarle dónde vivía. La única solución que me quedó (a parte de llevarlas sin hacer, cosa que no me hacía a mí mucha gracia y creo que al profesor tampoco) era esperar a que se conectara al Messenger, aunque no creía que fuera muy buena idea después de lo sucedido la noche anterior.
Estuve navegando por Internet y escuchando música, cuando quise echar mano al reloj eran las 14:17 de la tarde y mi madre como era de costumbre nos llamaba a gritos para poner la mesa.
Tras el almuerzo volví a mi habitación y me sorprendí mucho al verle allí conectado. En su estado ponía “Ocupado”, como de costumbre aunque luego suele estar siempre disponible. Tragué saliva y me dispuse a saludarlo:

- ¡Hola Aitor! ¿Qué tal?
- Hola Sergio, aquí estoy…
- Sobre lo de ayer…
- No quiero hablar sobre ello.
- Pero…
- ¡Te lo estoy pidiendo por favor!
- ¡Vale, vale! Pero deja por lo menos que te pida perdón.
- No tienes que disculparte por nada enserio, todo es culpa mía… Cambiando de tema… ¿Sabes qué hay de deberes? No encuentro mi agenda…

Algo me decía que sabía donde se encontraba. Miré bien a fondo en mi mochila y allí se encontraba la agenda de Aitor. Le eché una ojeada a la agenda, tan pulcra y ordenada como siempre. A veces me repelía tanta perfección en este chico, aunque e de admitir que eso me gustaba e incluso me gustaría tener las cosas tan bien como él lo tenía todo.

- ¿Sergio?
- Perdona, fui a echar una ojeada en mi mochila y, tal y como sospechaba, parece ser que me la llevé por error el viernes cuando estuvimos en la biblioteca.
- No importa, mañana me la das. ¿Y qué hay de deberes?
- Solo resolver los problemas de Química del final del tema…
- ¿Los hiciste ya?
- Lo intenté, pero me son superiores.
- ¿Quieres que vaya a tu casa y los hagamos juntos?
- ¿Enserio? ¡Me harías un gran favor! Pero… no, no quiero ser una molestia
- ¿Qué dices? Ya sabes que me gusta ayudarte con la química y si los hacemos juntos seguro que será más ameno, y así de paso recojo mi agenda.
- Pero…
- Venga no tienes escapatoria, no busques excusa alguna
- Bueno venga… En media hora en mi casa, ¿Te parece?
- ¡Estupendo! Voy enseguida. *Se desconecta*

No sabía qué pensar ni cómo reaccionar… Él ya estuvo en mi casa un día para hacer un trabajo, por lo que ya sabía donde vivía. Me costaba asimilar que siguiera de tan buen modo conmigo después de lo de ayer, pero yo me seguía arrepintiendo de lo sucedido, y cada minuto que pasaba me arrepentía más aún. Lo tenía claro, cuando llegara a casa tenía que hablar con él sobre ello le gustara o no.
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Dulce^^
Admin
avatar

Escorpio Cantidad de envíos : 7289
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Edad : 25
Localización : En un lugar romántico

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Mar Jun 01, 2010 8:16 pm

Me estoy enganchando que lo sepas xD

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Mar Jun 01, 2010 8:17 pm

sí?
bueno mañana subo el 3er capi, que sino te das con el relato en una tarde... y aún no acabé el capi 9...

así te quedas con la intriga y te enganchas más XP
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Ricky kinney

avatar

Cantidad de envíos : 15089
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2010

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Miér Jun 02, 2010 5:23 am

ya tienes un fan! xD
Volver arriba Ir abajo
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Miér Jun 02, 2010 2:14 pm

Me alegro de ello ^^

Cap. 3 Un Pasado Oscuro...

Eran aproximadamente las 4:30 cuando oí el portero. Me dirigí a abrir la puerta, ya que me encontraba solo en casa. Mi hermano se fue a jugar con mi primo y mis padres fueron a tomar café por ahí. Era Aitor, ya había llegado...
No se por qué pero me sentía bastante nervioso y mi corazón empezó a impulsar la sangre con más rapidez. Justo en aquel momento cuando entraba por la puerta de mi casa tras haber subido las escaleras hasta el 2º piso (conocidas por muchos como “infernales”, debido a que estaban bastante empinadas) me soltó su tan conocida sonrisa, esa sonrisa a la que tanto eché de menos la noche anterior...

- Pasa, pasa, estaba esperándote. Vamos al salón que se está más cómodo que en mi habitación.
- Vale...

Subimos los últimos 5 escalones que daban al salón y nos acomodamos en la mesa sobre la cual se encontraba ya un libro de química, un estuche y un cuaderno lleno de tachones y garabatos.

- ¿Así resuelves tú los problemas de química? *Comenzó a reírse*
- Eh... No... Fue un momento de desesperación por no entenderlos *dije un poco avergonzado*
- ¡Bueno aquí tienes a tu salvador! Verás qué fácil se hacen...

Comenzó a explicarme como resolver los ejercicios con la misma cara de satisfacción de siempre. Yo tenía la cabeza en el tema de ayer mientras no podía dejar de mirar aquellos ojos que me hipnotizaban.

- ¡Sergio! ¿En qué piensas?

Justo en ese momento salí del trance y bajé al mundo real.

- En qué va a ser...

Se hizo un leve silencio y Aitor no me quitaba la vista mientras me miraba con una cara que mostraba preocupación. Pensé que ya era el momento de hablar al respecto, solamente me quedaba rezar para que no volviera a salir corriendo...

- Esto...
- Sergio no comiences
- ¡Sí, sí comienzo! Me dejaste ayer muy preocupado, a mí y al resto. No entendemos el comportamiento que tuviste y estoy muy preocupado por ti. Hablo enserio, no pararé hasta que me des motivos.
- ¡Te lo pido por favor, deja el tema! *dijo con cierto tono de incomodidad y su cara volvió a cambiar por aquel otro rostro casi inerte que ayer mostraba*
- Por favor Aitor... Me siento muy mal por lo que hice ayer, pero tampoco entiendo tu reacción... ¿Si de verdad confías en mí por qué no me lo cuentas?
- No me gusta salir...
- ¿Por qué?
- Porque... No les caigo bien...
- Eso no es cierto. Si apenas te conocen, ¿cómo van a pensar eso de ti?
- Ya me pasó una vez. Estuve saliendo con un grupo de chic@s a los que consideraba amigos, hasta que me traicionaron...
- ¿Te traicionaron?
- Sí... nunca podré olvidar aquel día...
- ¿Pero qué te hicieron?
- ¡Algo muy desagradable! *entonces empezó a hablar cada vez más bajo* Se lo conté porque confiaba en ellos...
- Contaron cosas sobre ti...
- Desde entonces he aprendido que no debo de fiarme de nadie. Todo el mundo es igual y no quiero que se vuelva a repetir algo así de nuevo.
- ¿No confías en mí?... Eso no es cierto, no todo el mundo es igual, y mis amigos menos, enserio...
- ¡Mentira!

Entonces pude notar como una lágrima empezaba a recorrer su mejilla. No acababa de entender muy bien de qué me estaba hablando pero de algo bastante horrible debería de tratarse cuando aquel suceso le ha dejado tan marcado como para desconfiar de todo el mundo. Ahora es cuando me dí cuenta de que en clase le sucedía algo parecido. Solamente hablaba con la gente de asuntos referentes a estudios y poco más, incluso yo que me consideraba un gran amigo suyo apenas sé mucho sobre su vida personal. Algo le había puesto una barrera psicológica que le impedía sociabilizar con el resto de personas, pero por otro lado tenía la sensación de que yo era una excepción...

- Mira Aitor, son casi las 6. ¿Terminamos química y merendamos?
- Vale...
- Alegra esa cara por favor, me entristece verte así.
- Perdona, no era mi intención.
- Bah, venga. A ver si soy capaz de hacer este problema yo solo.

Terminamos los deberes y poco a poco se fue animando. Le notaba muy pensativo pero ya volvía a soltar de vez en cuando su famosa sonrisa. Recogimos todo y le invité a merendar. Preparé unos vasos de leche con Cola Cao bien calentitos y le ofrecí unas magdalenas de chocolate caseras de esta misma mañana. Tras merendar me ayudó a recogerlo todo. Ya volvía a estar mucho más animado, así que quise aprovechar el momento para ir a dar una vuelta con él.


P.D: comenten xfi ^^
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Ruth

avatar

Tauro Cantidad de envíos : 5826
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 22/12/2009
Edad : 22
Localización : En un lugar lejano..

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Miér Jun 02, 2010 2:35 pm

He leído los tres capítulos y están perfectoos! Smile
Cuelga prontito el cuarto.. Sad que tengo intriga Smile
Por cierto,redactas super bien^^

_________________

Me gusta ir a buscarte,cuando necesito verte;me gusta que me abraces,pero si me abrazas fuerte..
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Miér Jun 02, 2010 7:58 pm

Este capi es mucho más corto, pero el contenido es mejor... Razz

Cap. 4 El primer beso

Le dije que me esperara en el salón mientras me vestía. Me puse mi ropa favorita de salir, cogí móvil y llaves y salimos de casa. Le dije de ir al parque y le pareció bien. La cosa no iba tal y como estaba previsto, ya que los dos estábamos muy pensativos, cabizbajos y un poco distanciados. Este era un tema tenso y no sabía cómo debería de actuar. Al final opté por acercarme a él y cuando alzó la vista lanzarle una sonrisa llena de confianza. Él me respondió de misma manera, buena señal...
Al final llegamos al parque sin haber mediado palabra, creo que él estaba esperando a que yo diera el primer paso, pero yo no sabía como hacerlo... me encontraba bastante raro en semejante situación. Saqué fuerzas de flaqueza, lo senté en un banco al lado mío y le saqué conversación.

- Oye Aitor, ahora que caigo. Va siendo hora de que me digas donde vives que me gustaría ir a hacerte una visita de vez en cuando y no tener que estar siempre viniendo tú a mi casa.
- Sí, es verdad... Aún no sabes donde vivo.
- ¿Y?...
- Vamos.
- ¿A dónde?
- A donde va a ser tonto, pues a mi casa.

Para nada me esperaba aquella reacción, aunque mentiría si te dijera que no me pareció buena idea. Ahora se encontraba más pegado a mí y miraba firmemente hacia delante, empezaba a perderme con tanto cambio de humor suyo, aunque eso me hizo recordar que hasta no hacía mucho yo también solía ser así... incluso creo que aún sigo siendo así.
De pronto se paró en un portal y me sonrió, luego sacó las llaves de su bolsillo y abrió la puerta. Vivía en una primera planta y su casa estaba vacía, sus padres tampoco estaban. En aquel momento me puse muy nervioso, el pulso se me aceleró y empecé a mirar a todas direcciones como temiendo que algo malo se me fuera a aparecer.

- Bueno, ¿qué te parece?
- Guau... Tu casa es más bonita que la mía ¡y más grande también!
- ¿Tú crees? A mí me parece del montón... Bueno ven te quiero enseñar mi cuarto.
- Venga vale.

Me hizo recorrer un largo pasillo que daba a todos los rincones de su casa. Al final del pasillo se encontraba su cuarto, que era casi dos veces el tamaño del mío. Era muy parecido a como me lo había imaginado, todo limpio y ordenado. Cualquiera diría que un adolescente de 17 años casi habitaba allí. Estaba más acostumbrado al desorden de las habitaciones de Max y mi hermano, entre otros. Nos sentamos en la cama, cada uno en un extremo.

- Bueno dime, ¿te gusta?
- ¡Me encanta! Podría decir que me siento como en casa.
- ¿Y eso? *dijo entre risas*
- No estoy acostumbrado a habitaciones de chicos tan ordenadas excepto la mía.
- Eh... bueno, sí, me gusta que esté todo en su sitio...

Entonces en aquel momento se produjo un silencio bastante largo mientras nuestras miradas se entrecruzaban. Sentía una extraña sensación que nunca había sentido dentro de mí...
Aitor empezó a acercarse lentamente hacia el otro extremo de la cama donde estaba yo sentado, yo permanecía inmóvil pero sin dejar de mirar a sus ojos y cada vez mi pulso se aceleraba. Ya se encontraba su cara muy próxima a la mía, no sabía qué es lo que pretendía pero me sentía bastante agobiado, así que como no lo hacía él preferí romper el silencio.

- Esto...
- ¿Qué?
- Bueno, no se...
- ¡Suéltalo!
- ¿Qué es aquello que dices que te hizo la gentuza aquella?
- ¿Sigues con eso?
- Yo confío en ti, y creo que tú también en mí...
- Creo que va siendo hora de que lo sepas...

Yo escuchaba atentamente esperando a que me diera respuesta a lo que le había sucedido, pero se volvió a hacer el silencio y esta vez sus ojos me miraban de tal forma que parecían estar hurgando en mi interior. Me sentía incómodo en semejante situación, había algo en mi interior que me decía que lo mejor sería cortar de raíz el tema, así que eso me dispuse a hacer. Me levanté muy brusco y le miré con cara muy seria.

- ¿Me lo vas a decir algún día? *dije con un tono muy borde*
- ¡Joder macho! ¡Pero qué impaciente!

La situación estaba tensa, pero él seguía tan tranquilo y confiado como desde el principio. Se puso en pié en frente mía, posó sus manos sobre mis hombros y bajó la vista hacia el suelo.

- Tarde o temprano acabarías dándote cuenta, no merece la pena seguir ocultando algo que es evidente...
- ¿De qué hablas?

La cosa iba para peor, estaba a punto de darme un paro cardíaco. Tragué saliva esperando a que me respondiera de una vez. Justo cuando estaba a punto de volver a reprocharle, este levantó la mirada y me besó.
Aquel beso tuvo efecto calmante sobre mí. Todo mi cuerpo se relajó y se liberó de la tensión. Por primera vez cerré los ojos y pude ver su mirada sin necesidad de verla directamente. Una sensación bastante agradable y nueva para mí inundó mi cuerpo...
Pero como si de una pesadilla se tratase abrí rápidamente los ojos y le separé de mí con un empujón. Me cobijé en una esquina mientras respiraba rápidamente como si me faltase el oxígeno y no podía dejar de mirarle con cara de espanto. Intentó volver a acercarse a mí, pero yo le amenacé con pegarle un puñetazo si volvía a hacerlo. Él me miraba bastante sorprendido por mi reacción e intentaba calmarme.

- Perdona Sergio por haberte obligado a hacer algo que no quieres...
- Tío... ¿tú eres gilipollas o qué te pasa? ¿Cómo se te ocurre besarme?
- Es que...
- ¡NO! Ni peros ni manzanas, a ti se te ha ido la olla del todo. ¿Pretendes arruinarme la vida? ¡No se te ocurra volver a acercarte a mí nunca más! ¿Entendido?

Me miró con cara bastante decepcionada. Tras decir estas palabras me marché a paso ligero de su casa cerrando de un portazo. Iba rumbo de vuelta a mi casa mientras reproducía en mi cabeza lo que había sucedido. No entendía por qué se atrevió a arrebatarme mi primer beso, y menos él, un chico... No podía dejar de llorar mientras maldecía el día en que le conocí...
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Dulce^^
Admin
avatar

Escorpio Cantidad de envíos : 7289
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Edad : 25
Localización : En un lugar romántico

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Miér Jun 02, 2010 8:16 pm

*__* me encanta sigue sigueee

_________________


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ruth

avatar

Tauro Cantidad de envíos : 5826
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 22/12/2009
Edad : 22
Localización : En un lugar lejano..

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Miér Jun 02, 2010 8:19 pm

Perfectoooo^^ Me encantaaa Smile

_________________

Me gusta ir a buscarte,cuando necesito verte;me gusta que me abraces,pero si me abrazas fuerte..
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Jue Jun 03, 2010 2:08 pm

Cap. 5 Ojala el tiempo se hubiera detenido...

Afortunadamente aún no había nadie en mi casa cuando yo llegué. Eran cerca de las 8 y media así que rápidamente me metí en mi habitación y me tiré en la cama. Mi rostro cada vez estaba más humedecido por el llanto. No podía dejar de hacerme preguntas a las que no podía responder, quizás era eso lo que más me molestaba...
¿Por qué hizo eso? ¿Qué sería aquella sensación que sentí cuando me besó? ¿Cómo no pude darme cuenta antes para evitar que sucediera?
Entonces tras un rato de meditar empecé a verlo todo más claro.

- No me quita nunca el ojo de encima, sonríe solamente cuando estoy a su lado y es feliz... ¿Cómo no pude darme cuenta antes? Está claro que siente algo por mí...

Empezaba a delirar, hablaba conmigo mismo intentando explicarme el por qué de todo aquello. Entonces, tras decir esas palabras sentí como un puñal en el pecho.

- No, no puede ser... soy yo el que no deja de observarlo constantemente y disfruto de su compañía como lo hace un niño pequeño con su chuche preferida. ¿Qué insinúas? Deja de decir chorradas...

Sin duda alguna no me encontraba en condiciones de decir cosas con sentido. En aquel momento mis padres y mi hermano llegaron a casa a eso de las 9. Aproveché para darme una ducha relajante mientras mi madre preparaba la cena. Intenté no pensar durante la ducha pero me era imposible... Me pude asegurar a mí mismo que nunca en mi vida había tenido un fin de semana tan descontrolado como este.
Cuando salí de la ducha ya estaba mi madre llamándonos a voces como era de costumbre para ir a cenar. No cené con muchas ganas así que comí la mitad y luego me encerré en mi cuarto. Preparé la mochila y todo el material escolar para la semana que pronto comenzaría. Aún era temprano y me aburría así que abrí mi Messenger que dejé en “Ausente” desde que me fui con Aitor. Tenía tres conversaciones abiertas. Una era de Carol preguntándome que cómo me encontraba y tal. Rouse también me había hablado.

- ¡Ya volví de las compras! ¿Donde andas ahora, nene? Bueno mañana hablamos entonces, que desde que vas a hacer deberes con Aitor ya no eres el Sergio que yo conocía...

Y el último había sido Aitor. Era una conversación bastante larga la que me había soltado...

- Sergio enserio me arrepiento mucho de haberte hecho eso. No era mi intención obligarte a hacer algo que no querías, pero, no sé... Te vi tan seguro y complacido por lo que estaba ocurriendo... ¿Sabes que el beso duró 10 segundos? Bueno ya, vale me arrepiento de haberte hecho eso. Solamente... quería que supieras por qué te sonrío siempre y cuál era el motivo por el que era tan cerrado con la gente. Tenía miedo a que se dieran cuenta de que me atraían los chicos, en especial tú...
Mañana le pediré a la tutora que me asigne otro asiento lejos del tuyo. Ah por cierto... me alegro de haberte conocido y gracias por darme la oportunidad de ser tu amigo...

No pude creer lo que mis ojos estaban leyendo. Entonces en ese momento recordé la gran cantidad de insultos que le arrojé en aquel momento, quizás lo que más me molestara es que llevara la razón... Lo único que me importaba era olvidar lo sucedido, no quería perderle como amigo ni mucho menos. Creo que a la mañana siguiente tendría que volver a pedirle perdón, me empezaba a avergonzar ser tan metepatas. Afortunadamente era el único de los tres que aún se encontraba conectado, aunque con su típico estado de “Ocupado”. No tenía ganas de hablar con él pero tampoco quería que sacara ese tipo de conclusiones tan precipitadamente, así que le dije una cosa antes de apagar el ordenador.

- Nunca sospeché lo más mínimo de ti... pero solamente quiero que sepas que seguirás siendo tan amigo mío te guste la carne, el pescado o las dos cosas... Perdona por aquellas barbaridades que te dije, no estaba en condiciones de lo que decía en ese momento. Fue una sensación bastante rara. Ahora que lo pienso... nunca en mi vida tuve tantas ganas de que el tiempo se detuviera...
- ¿Qué insinúas?
- Yo no insinúo nada, solamente soy sincero, pero aún así creo que el sueño me está haciendo delirar. Ale buenas noches, descansa...

¿Pero qué haces? Le había dado a entender que me gustó que me besara, pero aún así lo que dije era la verdad... Sí, es verdad, empezaba a delirar, lo mejor sería dormir ya. Hoy había sido un día bastante... movidito.
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Ricky kinney

avatar

Cantidad de envíos : 15089
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2010

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Sáb Jun 05, 2010 9:33 am

Oletus huevos ( Cool
Volver arriba Ir abajo
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Sáb Jun 05, 2010 4:33 pm

Cap. 6: Se revela el pasado oscuro... ¿Es sólo amistad?

Como venía a ser rutinario mi madre me puso en pie a las 8 menos cuarto. Aquella había sido una noche difícil... había tenido una pesadilla, la cual afortunadamente apenas recordaba. Al despertarme me encontraba algo desorientado, no recordaba nada de lo sucedido el día anterior. Me vestí y me tomé el vaso de leche aún con los ojos pegados. Luego fui al cuarto de baño para asearme y peinarme y al ver mi reflejo en el espejo me vino a la cabeza como si de un flash se tratara aquel encontronazo con Aitor. Mi corazón respondió violentamente y no pude apartar la vista de mi reflejo. Esos labios que se veían reflejados... habían sido besados por un chico...
Me vi sumido en la más profunda reflexión, aunque no duró mucho tal estado gracias a mi madre.
- ¿Qué haces ahí embobado? ¡Venga o llegarás tarde! Quítate las boqueras y las legañas, échate colonia y no se te olvide meter el bocadillo.
- ¡Que sí, que sí! Te repites más que un disco rallado, contra
- Luego se te olvidan las cosas. Si no te las digo...
- Bueno un descuido lo tiene cualquiera. Ale, me voy ya. Chao.

L e dí un beso a mi madre de despedida y, tras abrigarme bien principalmente por no oírla quejarse de que hace mucho frío, salí de casa.
Me puse mi MP3 en el camino al insti. Ya iba tarde como casi siempre, pero como en este instituto no cerraban las puertas no importaba retrasarse un poco.
Cuando llegué la profesora de lengua aún no había llegado a clase y estaba todo el mundo hablando por el pasillo o haciendo el tonto en medio de la clase, todos menos Aitor...
Aitor estaba sentado en su pupitre y sacando el material de lengua mientras hacía tiempo a que viniera la profesora. Yo me quité mi MP3 y me senté en mi pupitre (el cual está situado junto al de Aitor). Al verme llegar se sorprendió bastante ya que no esperaba que fuera a ocupar mi sitio habitual tras lo de ayer. Pude ver cierto miedo en su rostro y yo no pude hacer nada más que avergonzarme por mi comportamiento de la tarde anterior. Me senté en mi asiento y, sin atreverme a mirarle a los ojos empecé a hablar.

- Aitor, ¿has hablado ya con la tutora?
- No...
- Mejor, no quiero que te cambies de sitio, por favor...

Entonces se hizo un silencio por parte de Aitor. Yo seguía hablándole mientras miraba a mi pupitre.

- Como te cambies de sitio mis notas caerán en picado... ¡seguro! Y, además... me gusta tenerte a mi lado.
- Sergio...

Justo en ese instante entraban corriendo todos los chicos y chicas de la clase, lo típico cuando el profesor se estaba acercando ya al aula.

- A las 4 y media en la biblioteca, como todos los días, ¿vale? Tú y yo, solos, que hablando se entiende la gente...

Aitor no medió palabra, solamente un “Sí” para confirmar que iría.

Esa mañana se hizo larga y, aunque no quería por nada del mundo que Aitor se separara de mi lado tampoco me encontraba de humor ni tan siquiera como para mirarlo a la cara...
Era raro, me sentía como si tuviera doble personalidad, dos formas distintas de ver las cosas, dos formas diferentes de tratar a la gente, dos Sergios totalmente opuestos...

Por fin la mañana llegó a su fin. Como era de costumbre esperé a mi amigo de mi antiguo instituto y a mi primo para bajarme con ellos para casa. Mi primo hacía el tonto por el camino como siempre y yo hablaba como de costumbre con mi amigo de cómo nos había ido el finde y tal, aunque preferí no tocar este tema de Aitor con él... Ahora que caigo... nunca le había hablado sobre él... pero por otro lado pensaba que era mejor así. Llegamos hasta su casa, donde nos despedimos hasta el próximo día, dos calles más para abajo ya me separé de mi primo y marché para casa. Al llegar me conecté al PC tras terminar de almorzar mientras esperaba a que fuera la hora de ir para la biblioteca.

Cuando el reloj marcaba las 4 y cuarto dejé el ordenador y empecé a preparar las cosas que me harían falta esa tarde, aunque sabría de sobra que tareas pocas, ya que hoy iba con la intención de tener una seria charla con Aitor...

A la hora de siempre, en la mesa de siempre, los mismos de siempre... pero hoy no tocaba hacer lo de siempre. Me senté en frente de Aitor con cara súper seria, en cambio él me miró con la misma cara despreocupada y con la misma sonrisa de siempre, como si desconociera lo que ahora tocaba o como intentando evadirlo...

- Hoy solo hay de deberes los ejercicios del final del tema de Ciencias, ¿cierto?
- Así es...
- Vale eso es fácil, además los deberes pueden esperar Aitor, pero yo no...
- En fin... *dijo entre suspiros*
- No quiero hacerte daño Aitor, es más, es lo último que desearía, pero me gustaría dejar las cosas claras de una vez...
- Pero estamos en una biblioteca, aquí no se puede hablar...

Hice una breve pausa, conté hasta 3 y en ese momento empezó a oírse un cutre tono de móvil y unas fuertes carcajadas.

- Ya ves que la gente de Lucena entienden por “Biblioteca” una cosa distinta a nosotros... Por eso me gusta tanto venir los viernes, la gente no viene a la biblioteca los viernes.
- ¿Enserio es normal este escándalo a diario? Nunca me dí cuenta antes...
- Es tan profunda nuestra concentración que nos aislamos totalmente de la realidad...
- Estoy de acuerdo contigo.
- Bueno Aitor, volviendo al tema que nos interesa... ¿Confías en mí o no?
- Yo... S-sí, claro...
- ¿Enserio?
- ¿Qué te hace pensar lo contrario?
- Eres un chico súper alegre, simpático, bueno... Pero cuando intento tocar el ámbito un poco más personal... te cierras por completo... Si tuvieras confianza conmigo seguro que me contarías más cosas sin cerrarte.
- Es que...
- Dime, Aitor... ¿Qué te hicieron aquellos amigos tuyos para que estés tan mal?

Aitor recogió sus cosas y se colgó su mochila al hombro. Yo sorprendido le pregunté que a dónde iba y él, con una voz un poco borde y sin mirar hacia donde yo me encontraba dijo que le siguiera.
Guardé mis cosas e iba detrás suya. Caminaba a un paso muy ligero que me costaba seguir. Habíamos atravesado ya todo el centro y él seguía sin detenerse.
- Aitor, ¿a donde me llevas?
- A un lugar más íntimo.
- Ah, no, a tu casa no.
- ¡Calla tonto! No vamos a mi casa. “Tú y yo, solos, que hablando se entiende la gente...” ¿No era eso lo que querías?
- Sí...
- Pues calla y sígueme.

Al fin pareció detenerse. Nos encontrábamos en el recinto ferial, lugar totalmente abandonado fuera de las fechas señaladas que solamente era transitado por drogadictos y vagabundos, aunque ese tipo de persona era como los vampiros y solo salían a la luz de la luna.

- Aquí estaremos mejor, venga pregunta lo que quieras, no pienso resentirme más...
- Qué te hicieron Aitor, quiero saberlo porque me preocupo mucho por ti... y quiero ayudarte.

Aitor volvía a estar pensativo y le costaba mirarme fijamente a la cara...

- ¿No te importa estar aquí a solas conmigo, aún sabiendo... lo que siento por ti?...
- Confío en que no harás nada fuera de lo normal. ¿Ves? Yo sí confío en ti, ahora necesito que tú confíes en mí...
- Todo sucedió el año pasado... Me ocurrió exactamente lo mismo por aquel entonces a lo que me está sucediendo ahora. Conocí a un chico que era todo un encanto, como tú Sergio... Entonces fue cuando todas mis sospechas se resolvieron. Exacto, soy gay...
Entonces mi vida empezó de ser del color de rosas, me sentía muy feliz y más cuando estaba al lado de ese chico... El problema vino cuando yo, tan ingenuo como era, se lo conté a mi amiga, a ella y a mi mejor amigo, los tres éramos inseparables. Ellos más o menos sabían del tema y pues ya les indiqué con exactitud lo que era y el suceso que me ayudó a saberlo...
Un día, al entrar en clase me sentía bastante incómodo, como si los ojos de toda aquella gente estuvieran pendientes de mí y de cada movimiento que hacía. Los días siguieron pasando, lo único que empezó a cambiar fue que noté que aquel chico, el cual se llama Andrés, me evitaba con excusas baratas, cada vez más... Ya estaba el segundo trimestre bastante avanzado cuando el trágico día llegó.
Teníamos una charla sobre sexología y un chico de mi clase que era muy estúpido y con el cual nunca me llevé bien empezó a hacer comentarios homosexuales con intención homófoba. Todos empezaron a reírse, muchas de las caras de mis compañeros se giraron hacia mí, yo empecé a ponerme muy nervioso y me temía lo peor, entonces fue cuando aquel comentario de ese asqueroso ser me derrumbó. “Entonces dinos Aitor... ¿Se la has visto ya a Andrés? ¿Y la tiene bien grande?” Andrés se levantó haciendo un comentario bastante egoísta, ya que solamente se preocupó por defenderse sin importale yo lo más mínimo. “Tú, niñato, que aquí el maricón es Aitor, no yo. A mí no me mezcles con los de su calaña, ¿te enteras?”
- Y... ¿cómo supieron eso?...
- Al oír esas palabras provenientes de Andrés ya no pude más, salí de la clase y estuve todo el día encerrado en el cuarto baño llorando, ni mis supuestos amigos se dignaron a aparecer... Por lo que he oído ellos dos me traicionaron... ¿Por qué? Por el mismo motivo que lo hizo Andrés... Para evitar ser rechazados por el resto de gente por tener un amigo “de mi calaña”.
Al finalizar ese curso me pude cambiar de centro escolar y me vine aquí, no sé cuánta gente sabrá lo mío o como es posible que no corriera la voz más allá de los de mi clase y poco más, pero me alegro de que fuera así. Vine a este instituto con la ilusión de poder empezar desde 0 pero se me va a repetir lo del año pasado contigo, Sergio...

Hubo un breve silencio... Aitor me miró fijamente a la cara por primera vez desde que llegamos a aquel lugar

- Ahora es cuando tú, con las excusas más baratas del mundo, me evitarás de todas las maneras posibles y se lo contarás a la gente, hasta que yo vuelva a ser rechazado por la poca gente que se digna a hablar conmigo. Este es el motivo por el que no me gustaba hablar de mi vida personal, porque tengo miedo a que sepan lo mío... y lo del sábado... pues más de lo mismo...
- Oye Aitor tío... Me siento súper extraño, pero también aliviado, ahora ya sé que de verdad tienes confianza en mí... Cuenta con mi apoyo para todo, porque... yo soy tu amigo y... solo quiero lo mejor para ti...

Tras decir esas palabras le dí un fuerte abrazo a Aitor, él empezó a llorar, supongo que sería de alivio al ver que yo no era como los otros...

- No me pienso separar de ti... Y si por alguna desgracia sale a la luz lo tuyo... Te juro por lo que más quieras que seguiré a tu lado, sin importarme lo más mínimo lo que la gente pueda llegar a pensar de mí o como me traten.
- No Sergio, no quiero que tu vida se eche a perder por mi culpa... Y tú tampoco lo quieres. Lo sé porque es lo que me dijiste ayer...
- Sinceramente ya no pienso de la misma forma en la que lo hice ayer...

Aún nos encontrábamos semi-abrazados, nos soltamos y sucedió un intercambio de miradas acompañado de un sepulcral silencio. Estuvimos así durante un buen rato... casi podía sentir la respiración de Aitor en mi cara. No se si sería verdad, pero tenía la sensación de que cada vez nuestras caras estaban más cerca una de otra. En aquel momento recordé lo que sucedió ayer y de un sobresalto me separé de Aitor. Él me miró a la cara, yo intentaba que no me viera y desviar su atención...

- ¡Sergio!
- Ay... ¿qué?
- ¡Perdona! Iba a volver a suceder... pero no era mi intención.
- No... no importa...
- ¿Estás bien?

Aitor preocupado se levantó, se puso en frente mía, yo estaba cabizbajo y él puso su mano sobre mi barbilla empujándome la cara hacia arriba, para poder mirarme el rostro. Sí, lo sé, una imagen vale más que mil palabras, y él lo que buscaba era poder leerme el rostro para saber cómo me encontraba...

- Ay... ¡madre!
- ¿Ahora qué pasa, Aitor?
- Estás... colorado como un tomate.
- Venga ya... ¿Enserio?
- Uy sí... ¡que se te suben los colores!
- Eh... esto...
- ¡Ooh! Qué adorable estás cuando te sonrojas...
- ¡Oye! Joder no me digas eso...
- ¡Pero miralooo! Si tienes toda la sangre en la cara. ¡Te pongo un tomate al lado y no te reconocen!

Aitor se reía a carcajadas, yo me sentía muy avergonzado, pero contento al mismo tiempo. Aunque él no se diera cuenta pude notar como él también estaba bastante sonrojado...
¿Qué bicho nos había picado? Parecíamos la típica parejita enamorada, solo nos faltaba el típico “te quiero” “no, yo más” “no, yo más aún”. Una personalidad en mí estaba bastante contenta y he de reconocer que fue bastante divertido, aunque mi otro “yo” no dejaba de preguntarme qué coño estaba haciendo y dándome a entender que eso no era lo correcto y me estaba metiendo en un marrón de aupa.

- Bueno Sergio, ya son las 7 casi...
- No jodas... ¿enserio?
- ¡Síii!
- ¡Corre! Tenemos que volver a la biblioteca y hacer los deberes.
- ¡Vamooos!

Estuvimos corriendo, esquivando gente, coches, adornos urbanos, etc. hasta llegar a la biblioteca. Por el camino Aitor me miraba de vez en cuando, aunque se le fuera un tropezón en ello... lo sé porque sinceramente yo le miraba de reojo en varias ocasiones. Podía notar plena felicidad en su cara y eso me hacía aún más feliz a mí.
Hicimos los deberes y nos despedimos hasta la mañana siguiente, así dio fin a ese lunes que tan mal había empezado y tan bien dio a su fin...
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Ricky kinney

avatar

Cantidad de envíos : 15089
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2010

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Sáb Jun 05, 2010 5:40 pm

^^ esta genial
Volver arriba Ir abajo
Ruth

avatar

Tauro Cantidad de envíos : 5826
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 22/12/2009
Edad : 22
Localización : En un lugar lejano..

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Sáb Jun 05, 2010 7:10 pm

Perfectoo Smile Me encanta tu historia

_________________

Me gusta ir a buscarte,cuando necesito verte;me gusta que me abraces,pero si me abrazas fuerte..
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Aitor

avatar

Cantidad de envíos : 137
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 07/04/2010
Localización : Mataro, Barcelona (España)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Sáb Jun 05, 2010 8:18 pm

Me encanta, me leí todos los capítulos ahora mismo tongue
Volver arriba Ir abajo
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Dom Jun 06, 2010 12:58 am

Cap. 7 El antes y el después.

Al día siguiente las cosas entre Aitor y yo volvieron a la normalidad, y así estuvieron de tranquilas durante un tiempo. Nosotros seguíamos yendo como anteriormente hacíamos a la biblioteca y conseguí animarlo para que saliera los sábados. En realidad lo pasaba muy mal y se sentía súper incómodo, pero yo estaba todo el rato a su lado y le ayudaba a relacionarse con el resto, podía ver en su cara que el que yo estuviera a su lado le hacía sentir seguro y poco a poco se iba desenvolviendo.
Estábamos ya a principios de diciembre, los exámenes finales empezaban a fecharse, pero no era eso lo que me preocupaba, no...
Los días siguieron transcurriendo y cada día una sensación de que algo malo iba a pasar se hacía más intensa en mí.
Finalmente llegamos a mediados de diciembre, y el trimestre ya casi daba a su fin. Los exámenes ya estaban acabados y la suerte más que echada, aunque aún quedara una semana de clases. Ahora tocaba relajarse, ese último examen de FyQ fue duro, pero más lo hubiera sido si no fuera porque Aitor me estuvo ayudando desinteresadamente a que lo entendiera todo a la perfección. Parecía importarle más mis notas que las suyas propias...
Ese viernes decidí ir a dar una vuelta con Aitor, ya que no había deberes ni nada que hacer y a él le pareció buena idea. Aunque era una salida para echar la tarde quise arreglarme bastante, tanto como me suelo arreglar los sábados. Él llegaría a por mí a las 18:00 y así hizo, ni antes ni después, puntual, como siempre... Llamó al portero, estaba solo en casa así que le abrí, cogí el móvil, las llaves, apagué todas las luces del piso y bajé. Allí estaba él, sentado al fondo de “las escaleras infernales” esperándome. Me sorprendió ver que él también se había preparado para la ocasión y ambos nos quedamos mirándonos mutuamente sorprendidos.
- Te has arreglado mucho Sergio ¡estás genial!
- G-gracias... tú también estás guapísimo Aitor...

Me fijé detalladamente en la vestimenta que llevaba... aquella chaqueta...
- ¡Te has puesto la chaqueta que tanto me gusta!
- Sí, me encanta llevarla puesta...
- Y a mí verte con ella... *dije en un tono más bajo de lo normal, aunque lo suficientemente alto como para que él me escuchara...*

De pronto se hizo un breve silencio que yo rompí.
- Bueno... ¿qué te gustaría hacer?
- Hablando de ropa... ¿y si miramos en Inside?
- ¡¿Enserio?! ¡Me encantaría ir!
- Pues no se hable más.

Nos levantamos de las escaleras, Aitor me guiñó el ojo izquierdo y yo solté una tímida carcajada. Nos levantamos y salimos del portal de mi casa rumbo al paraíso de la ropa.
Al llegar allí me puse eufórico y más feliz que un chiquillo con una piruleta. Escogí dos pantalones, una camiseta y una chaqueta que me enamoraron. Aitor pilló un pantalón, unas zapatillas, una camiseta que yo le dije que le sentaba genial y la chaqueta a juego.
- Aitor, mira todo lo que cogí.
- Jaja ¡mira yo!
- ¡Oh! Es la camiseta que te dije... ¡y la chaqueta a juego!
- Sí, si a ti te gusta... a mí también.

No sé por qué, pero siempre que alguno de los dos hacíamos algún comentario de este tipo nos quedábamos callados, mirándonos, sin saber lo que decir... aunque siempre soy yo el que acaba rompiendo el hielo por así decirlo.
- Bueno... ¿vamos tirando para el probador?
- Sí, mejor será...

Al llegar nos dimos cuenta de que solo había 1 libre.
- Y... ¿ahora qué?
- Entremos juntos, Sergio.

Cuando oí eso el corazón me dio un vuelco y empecé a ponerme muy nervioso.
- ¿Vas enserio?
- Claro, si lo hacen las chicas... ¿por qué no nosotros? Además en verano ya te veré en bañador... ¿Qué diferencia hay?
- Bueno, mirándolo así... llevas razón... Pues vamos.

El probador se quedaba bastante pequeño para 2 personas. Soltamos toda la ropa en una esquina formando una enorme montaña de ropa. Aitor rápidamente se quitó la camisa delante del espejo. Yo estaba detrás de él y podía verle perfectamente a través del espejo.
¡No me lo podía creer! Mi cuerpo empezó a descontrolarse: mis ojos se clavaron en su ombligo, observando un piercing súper llamativo y hermoso que tenía, empezaba a notar corrientes de aire caliente y mi cuerpo sudoroso. ¡En pleno invierno! Me tuve que quitar la chaqueta, pero esa sensación de calor solo conseguí intensificarla, así que me tuve que quitar rápidamente las otras dos mangas que tenía y empecé a buscar la camiseta que elegí para probármela.
-Sergio, espera, ¿qué te pasa? Te noto tenso...

Aitor me agarró por los brazos y me puso firme frente suya, yo no podía alejar mi vista de su piercing y mi corazón iba a explotar...
- Guau, tienes unos brazos fuertes...

Se hizo otro silencio, él seguía sin soltarme y yo recorrí todo su pecho con mis ojos hasta posar en su cara. Me sentía como hipnotizado por sus encantos... De nuevo, aquellos ojos color café que tanto me gustaban...Pero... ¡Es Aitor! ¡Un chico! No, no podía ser... ¡iba a volver a suceder!
Poco a poco su rostro se acercaba al mío, empezaba a notar su respiración sobre mi cara, eso me gustaba... Mis brazos acabaron agarrando su fina cintura, cerré los ojos y tal y como me sucedió en aquella ocasión pude verle sin necesidad de tener que mirarle directamente. Noté algo carnoso rozar mi boca, al fin sus tiernos labios consiguieron encontrar a los míos... Entonces en ese momento ya me dí cuenta que mi cuerpo no me pertenecía. Aitor me empujó pegándome más a él, su cuerpo estaba completamente pegado al mío. Yo me dejaba llevar por esos exquisitos labios que tan bien compenetraban con los míos. Entonces fue cuando... algo en mí empezó a cambiar... empecé a notar algo en mí que se manifestaba... Justo entonces Aitor paró, yo salí del trance bajo el que me encontraba y abrí los ojos... y allí estaba, enfrente mía, con una cara nueva que nunca antes había visto en él... ¿Sería la cara del amor?...
- Sergio...
- Q-qué...
- Esta vez no te has separado... pero perdona, no pude controlarme...
- No tienes por qué pedirme perdón...

Aitor agachó la vista y de pronto pegó un salto para detrás y casi se le salieron los ojos de su órbita.
- ¡Ey! ¿Qué haces?
- T-Tu... Sergio, estás... Ay... ¡¡Mírate ahí abajo!! *dijo sonrojado mientras intentaba no mirar*
- No...¿¡Qué!?

Sí, en efecto... aquel monstruo que empezó a manifestarse no fue otra cosa que una erección...
- Estoo...
- ¡Quita quita, no me mires, aprovechado!

Le pegué un puñado al montón de ropa y me tapé la entrepierna como pude, intentando disimular mientras Aitor se colocó de frente a la esquina con las manos tapándose los ojos...
Cuando la cosa volvió a la normalidad me vestí de nuevo, salí, dejé toda la ropa en su sitio y me senté en la entrada de la tienda esperando a que Aitor saliera, pero de mientras no podía dejar de pensar en lo que había sucedido... Por un lado no me arrepentía para nada de lo que había sucedido, pero por otro sabía que la culpa era mía por haberme dejado...porque al fin y al cabo eso es algo que no debía de haber sucedido... aunque, igual que dicen que dos no se pelean si uno no quiere... dos no se besan si uno no quiere...
Entonces Aitor salió de la tienda con cara de desesperación, al verme allí sentado parecía haberse calmado.

- Creí que me ibas a dejar aquí tirado y que te habías enfadado conmigo...
- La culpa es mía, no estaría bien que las pagara contigo.
- Pero aún así...
- Aún así... ¿qué?
- No se... me pareció ver que te gustó... y bueno creo que una parte de tu cuerpo respondió por ti...

Cuando oí esas palabras me sentí como si me hubieran pegado una puñalada.

- ¿Pero qué gilipollez me estás contando?
- No es ninguna gilipollez... Sergio, ¿estás seguro de que a ti te gustan...?
- ¿Acaso lo dudas? ¡A mí el rollo gay no me gusta! No me toques la moral Aitor...
- Bueno perdona...

Entonces me levanté de donde me encontraba sentado, seguimos dando una vuelta: fuimos al centro, a comprar chuches, fuimos al cine a ver qué pelis habían puesto nuevas... Aunque me hablaba de vez en cuando con Aitor en el fondo me jodía tener que hacerlo, pero tampoco me molestaba hablar con él... En fin, no cabía duda... mi otro “yo” había vuelto a despertar...
Mi humor estaba bastante extraño, tanto que ni yo soy capaz de poder calificarlo de ninguna manera posible.
Al final dieron las 9 y yo ya no tenía más ganas de calle.

- Aitor, creo que me voy a ir ya...
- ¿Enserio? ¿Por qué?
- No tengo más ganas de calle, espero que no te importe...
- En fin... me lo he pasado bastante bien...

Se dispuso a dar media vuelta para coger rumbo a su casa. No se si era así o no, pero yo tenía la sensación de que me estaba cogiendo... ¿miedo?

- ¡Espera! Te acompaño hasta tu casa...
- No no, no hace falta, yo iba a...
- Que te acompaño y punto, no le des más vueltas coño.
- V-Vale...

Durante el camino yo estaba sumido en mis más profundos pensamientos y no nos volvimos a hablar en todo el camino. Cuando me quise dar cuenta ya estábamos en frente de su casa. Aitor se dio media vuelta y se dispuso a hablar:
- Bueno, ya hemos llegado...
- Eso parece...
- No has hablado en todo el camino
- No estoy de humor...
- Lo siento...
- ¡Que no tienes que disculparte de nada, joder! ¿A que te doy un capón?
- N-no, no hace falta... En fin... ¿a las 8 y media en tu casa mañana?
- Sí, a la hora de siempre en el sitio de siempre para salir con los otros.
- Venga vale... buenas noches.
- Buenas noches...

Aitor se despidió de mí con un apretón de manos, entonces fue en ese momento cuando volví a mirarlo a la cara desde el encontronazo del probador. Desde luego tenía un rostro totalmente diferente al de antes, si tuviera que describir lo que sentía en ese momento... creo que la palabra más acertada sería preocupación, y algo me dice que no era por sí mismo por lo que se preocupaba...
Tomé el rumbo a mi casa, volviéndome a sumergirme en mis pensamientos. Sobre mi hombro izquierdo estaba el ángel, el cual decía que no le diera importancia a lo que sucedió, que no era nada malo y que sucedió porque el destino así está escrito. Por otro lado el diablo, sentado sobre mi hombro derecho no dejaba de decirme una y otra vez lo gallito que era, que era un completamente inútil por hacer semejante espanto y que lo mejor era cortar por lo sano, porque Aitor no podía traer nada bueno consigo, además de que el destino no está escrito y lo rige uno mismo y que lo sucedido fue por mi culpa, por dejarme...
Pero enserio que yo no me dejé... estaba hipnotizado. Una sensación de paz, tranquilidad y bienestar invadieron todo mi ser durante aquel encontronazo...
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Ricky kinney

avatar

Cantidad de envíos : 15089
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2010

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Dom Jun 06, 2010 7:50 am

este es el k mas me gusta e.e
Volver arriba Ir abajo
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Dom Jun 06, 2010 10:12 am

jaja xk será... xD
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Ricky kinney

avatar

Cantidad de envíos : 15089
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2010

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Dom Jun 06, 2010 10:40 am

jojo :·3
estoi esperando a k llo agan ehh xD
Volver arriba Ir abajo
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Dom Jun 06, 2010 12:34 pm

uuuh... eso va para largo, pero no te diré el por qué, pero wno vete temiendo lo peor... xD
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Ricky kinney

avatar

Cantidad de envíos : 15089
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2010

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Dom Jun 06, 2010 10:18 pm

Surprised

pon otro!
Volver arriba Ir abajo
Keitaro

avatar

Cáncer Cantidad de envíos : 252
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/05/2010
Edad : 24
Localización : Lucena (Córdoba)

MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   Mar Jun 08, 2010 1:50 pm

Cap. 8 Sólo tú...

Al llegar a mi casa no tenía ganas de nada, estaba en ese estado tan extraño e imposible de calificar, pero aún así haré un esfuerzo: Me encontraba como en una especie de trance, enfadado y triste, calmado y sorprendido, todo metido en un mismo saco de emociones y sentimientos que empezaban a hacerme mella...
Las 9:30, no tenía ganas de cenar y, en efecto, no cené. Me metí directamente en la cama ya que con toda la racha de exámenes apenas había podido conciliar el sueño.
A la mañana siguiente me desperté a las 11 y media con los gritos de mi madre:

- Sergio espabila ya y coge el teléfono, te llama Rosario.
- ¿Rouse? ¿Qué querrá? *me dije a mí mismo mientras me incorporaba*

Al llegar al comedor mi madre ya no estaba, y el teléfono estaba descolgado, lo cogí y contesté:

- ¿Sí?...
- ¿Sergio? Soy Rosario, ¿aún dormías?
- Sí... *bostezo*
- Joder tío que son las 11 y media pasada...
- Ya tía, yo no se tú, pero yo estaba muerto entre los exámenes y la puñetera carrera de media hora de gimnasia...
- En fin... Tenemos que hablar, que hace ya un tiempo que no tenemos nuestro ratito íntimo de chismes... Después de comer, a las 3 en el parque.
- Ok... *bostezo*
- Y espabílate ya, marmota.
- Venga vale, nos vemos luego Rouse.
- Venga un besito, chao.

Colgué el teléfono y me marché a mi cuarto, encendí el ordenador, abrí la ventana e hice la cama mientras pensaba sobre lo que me había dicho Rouse, entonces me acordé de aquello que me dijo hace ya casi mes y medio, fue algo al estilo “tenemos que hablar seriamente un día de estos...”. Aún seguía sin comprender a qué se refería, pero la verdad es que tengo que reconocer que llevo una etapa en la que mi forma de ser estaba cambiando bastante y ya no era el mismo de antes... ¿Sería Aitor el culpable de todo esto? En fin, no tenía ganas de comerme mucho la cabeza, aún me encontraba un poco “raro” con lo de ayer.
Me senté al ordenador y me conecté al msn a ver quién había conectado. Alex, Carol, Aitor,... principalmente ellos.
Justo en ese momento Aitor me abrió conversación:
- Buenas Sergio, ¿qué tal?
- Algo mejor...
- Mmm... Bueno eso está bien...
- Supongo...
- En fin...

Los dos estábamos completamente callados, no sabíamos qué decir... Me puse el estado en Ocupado y le dije a Aitor que tenía que marchar a hacer recados, ya que no me apetecía mucho hablar. Empecé a buscar por youtube música nueva, ya que estaba aburrido de la de siempre, entonces ahora fue Alex el que me abrió conversación:

- Hola Sergio, ¡por fin sábado!
- Y que lo digas...
- ¿Pasa algo? ...
- No, nada, estoy hecho polvo de tantos exámenes...
- Entiendo... ¿Pero saldrás, no?
- Sí sí, claro, a la hora de siempre donde siempre, no te preocupes.
- ¡Me alegro! ¿Bueno y qué te cuentas?
- Pues nada, aquí buscando música... ¿tú?
- Tres cuartos de lo mismo...
- En fin... Me tengo que ir a hacer unos recados, ¿vale? Nos vemos a la noche
- Venga vale ¡Chao, bss!

Creo que desde que conozco a Alex nunca en mi vida había tenido una conversación tan aburrida y falta de emoción con él, pero la verdad es que no me encontraba para nada de humor ni tan siquiera para hablar con él...
Me encontraba en uno de esos momentos que yo califico de “masoca”, debido a que lo único que me interesa en ese mismo instante es sumirme en mis más profundos sentimientos y reflexionar, como escarbando en mi interior intentando buscar la solución a mis problemas y/o dudas, el único problema es que siempre que pasaba por este estado acababa más deprimido que al principio, porque no conseguía nunca sacar nada útil de esa reflexión y eso me enfurecía y me desganaba más aún.
Menos mal que los sábados solíamos almorzar a las 2, ya que a las 3 había quedado con Rouse...

Tras almorzar me di una relajante ducha caliente y me vestí con la misma ropa que utilizaría para salir a la noche, no tenía ganas tampoco de comerme la cabeza con tantos pares de ropa...

Eran ya las 3 y yo aún no había salido de casa, pero eso no me preocupaba porque sabía que cuando Rouse decía una hora lo mejor que podías hacer era llegar como mínimo media hora más tarde de la dicha. Salí de casa con móvil y llaves en mano rumbo al parque en el que estuve con Aitor el día que me dio el primer beso...
Aitor, Aitor, Aitor... ¡todo me hacía recordarlo! No, no me hacía recordarlo... ¡simplemente porque no me olvidaba de él! Sinceramente no es que me desagradase, pero me agobiaba tenerlo en mente a todas horas.

Las 3 y 20 y yo había llegado al parque. No vi a Rouse por ningún lado y, efectivamente, no hizo acto de presencia hasta bien pasada las 3 y media.
Se sentó junto a mí en el banco en el que yo me encontraba, estaba tan contenta como siempre, pero a la vez la notaba con un aire de seriedad a su alrededor...

- Buenas Sergio, perdona por el retraso.
- Nada nada, yo he llegado hace un cuarto de hora escaso...
- Es que la puntualidad y yo no nos llevamos bien... *risa*
- No hace falta que lo jures jaja.
- Bueno... ¿y qué es de tu vida? Que con esto de los exámenes ya no nos vemos nunca, salvo en el recreo.
- Sí, llevas razón... Perdona.
- No tienes que disculparte de nada, simplemente empezaba a echar de menos aquellas tardes que solíamos quedar a las 8 para hacer footing o dar una vuelta, según las ganas que tuviéramos.
- Ya, y yo... Pero es todo tan raro...
- ¿Cómo?
- No sé, mi vida... ha cambiado mucho desde el verano, ya no soy el mismo que era antes, me siento súper raro pero a la vez estoy muy contento con mi nuevo “yo”.
- Entiendo... Sí, yo también te lo he notado. ¿Y a qué se debe tanto cambio?
- Pues no lo sé...
- ¿Seguro que no?
- No creo...
- Aitor...
- ¡¿Cómo?!
- Pues eso mismo, Aitor, él es el culpable de todo lo que está sucediendo, estoy segura.
- ¿Aitor? ¿Qué cojones tiene él que ver? Aitor, Aitor... Aitor por todos lados. ¡Dejad de hablar de él! Ni que me gustara, ostia...
- ¡No te alteres tío!
- Joder enserio es que ya no puedo más... Aitor por todos lados...
- Pues eso lo dirás tú, porque yo de Aitor oigo bien poco. Pero bueno enserio, cualquier cosa que necesites me dices, me gustaría ayudarte, y estoy bastante preocupada por ti porque, aunque yo también pienso que este cambio tuyo es bastante positivo, me preocupa mucho la causa que te haya hecho cambiar tanto.
- Te lo agradezco...
- Las 4 y cuarto... *dijo mirando su reloj* Tengo que irme, esta tarde tengo que quedarme en casa con mis sobrinos. Nos vemos esta noche, ¿vale?
- Venga vale, hasta entonces.

Rouse se despidió de mí con dos besos en la mejilla. Yo me quedé sentado en el banco, mirando como ella partía, hasta que su silueta se hizo tan pequeña que desde allí ya no podía verla. Llevaba todo el día desganado y aún seguía bastante enfadado... ¿Qué me pasaba?...
Llegué a casa y no sabía qué hacer hasta que llegara la hora de salir y tampoco había ya deberes que hacer. Me molestaba tener que decir esto, pero... estaba completamente aburrido sin tener nada con lo que entretenerme, así que al final opté por tirarme una tarde peliculera mi cuarto.
Cuando terminó la peli y vi que mi reloj de muñeca marcaba las 20:17 empecé a darme algún repaso, como el peinado, el móvil, llaves, dinero, lo típico. Tan puntual como siempre Aitor llegó a mi casa a las 8 y media. Me esperó en el portal mientras yo acordaba la hora con mis padres y bajaba. Cuando llegué al portal pude ver la cara de Aitor que, como era de imaginar no era la misma de ayer. Algo me decía que aún tenía grabado a fuego en la mente el recuerdo de todo lo sucedido la tarde anterior, y no se cómo lo estaría llevando él ni cómo le afectó todo lo que ocurrió, pero yo me encontraba en una especie de bucle inundado de sentimientos, unos opuestos a otros, mi estado era indescriptible... Él me saludó con una sonrisa, como hacía siempre, pero se notaba que era forzada. Yo le respondí con otra sonrisa, lo más sincera que pude, tampoco me importaba que se diera cuenta que no me encontraba bien y prefería eso a que se me notara forzado.
Salimos de mi portal rumbo al centro donde nos reuníamos con el resto. No me atrevía a dirigirle ni una sola palabra pero tampoco podía quitarle el ojo de encima. Le miraba constantemente de reojo para que él no se diera cuenta, y así estuvimos hasta que él rompió con el silencio.

- Oye Sergio...
- ¿S-sí? ...
- ¿Piensas estar sin hablarme toda tu puta vida? Me jode mucho tus constantes y drásticos cambios de humor, y no es solo el humor lo que te cambia, la forma de ser y de pensar también...
- ¿Y qué quieres que le haga? Ni que yo tuviera la culpa...
- Sí que la tienes tío. Yo me como la cabeza cada vez que te da un punto de estos porque ya no se ni qué pensarás de mí ni cómo reaccionarás al verme, cada día estás más irascible y eso es porque no te aclaras.
- ¿El qué tengo que aclarar?...
- Tú sabrás... Pero ojala salgas de dudas pronto, que yo no te voy a estar esperando toda la vida...
- ¿De qué me estás hablando?
- Nada, nada, déjalo, cosas mías...

Justo entonces llegamos al centro y como de costumbre llegamos los primeros. Fuimos a “El Panal” a comprar chuches mientras hacíamos tiempo a que llegaran los otros y luego nos sentamos a esperar en un banco.

- Oye Aitor...
- Dime.
- Esto...
- Suéltalo va, te sentará bien.
- Quiero que mañana quedemos.
- ¿Cómo?
- Sí, lo que oyes, que quedemos para hablar y tal, pero ya seriamente y sin tapujos que ya me harté de todo el rollo este.
- Por mí fenomenal... Pasaré a recogerte a las 5.
- Perfecto

Justo en ese instante llegaron Alex, Max, Carol y Rouse que, como siempre, llegaban juntos debido a que vivían respectivamente cerca unos de otros y subían juntos al centro. Aitor y yo nos acercamos a ellos y nos saludamos, lo que no me esperaba es que Rouse me fuera a guiñar un ojo disimuladamente al verme y me soltara una enorme sonrisa. No sé por qué lo hizo, qué significado se supone que tenía, pero lo que sí que sabía es que me había dejado bastante intrigado.
Al poco rato llegaron el resto de chicas: Yasmín, Mónica, Estefanía y Carmen.
La noche transcurrió como todos los fines de semana, con la misma normalidad de siempre.
Ya llegó las 12 y media y como de costumbre Aitor y yo nos teníamos que ir.

- ¡Chicos! Que Aitor y yo nos tenemos que ir ya.
- ¡¿Qué?! ¿Pero ya?... *Contestó impresionado Alex.*
- Sí, que ya son las 12 y media y prefiero llegar a casa antes de que me explote el móvil a llamadas perdidas de mi madre.
- Va siendo hora de que la convenzas para que te deje un poco más rato. *Dijo Rouse.*
- Sí, llevas razón... A ver si ahora que llega la navidad le meto tiempo por ahí.
- ¡¡Sí, que esta navidad vamos a arrasar!! *Dijo Mónica con un tono lleno de vitalidad.*
- Pues eso... Adiós a todos.

Nos despedimos Aitor y yo de todos y nos salimos del Pub en el que nos encontrábamos rumbo a su casa.

- Oye Sergio... ¿Cuánto has bebido?...
- ¡Aitor, si yo no he bebido!
- ¿Enserio? Me pareció verte...
- Sí, dos tragos de la bebida de Mónica que me dijo que la probara... ¿Por qué lo dices?
- Es que... tú vives por allí. *Dijo titubeante mientras señalaba en dirección contraria a la que íbamos*
- Lo sé.
- ¿Entonces?...
- Oye que si no quieres que te acompañe me lo dices y punto. *Dije con un tono bastante brusco.*
- No, claro que quiero, muchas gracias.

Esta vez me contestó mirándome fijamente a los ojos y soltando una agradecida sonrisa, yo respondí de forma casi involuntaria con otra tímida sonrisa.
Estuvimos casi sin hablarnos durante el trayecto, salvo en ocasiones que Aitor explotaba y rompía el silencio preguntándome cosas que en su mayoría resultaban ser incoherentes.
Una vez nos encontrábamos ya sobre su portal él se giró hacia mí y se quedó mirándome a la cara fijamente. Mi corazón reaccionó de forma violenta y yo me quedé de misma forma, mirándole sin apartar la vista de aquellos ojos color café que me hipnotizaban. Sin apenas luz nocturna estuvimos un largo rato mirándonos fijamente, incapaces de apartar la vista o mediar palabra. Aquel estado de... digamos que inmovilidad fue interrumpido por una llamada perdida de mi madre, entonces miré el reloj de mi móvil y este marcaba las 00:53.

- Se me ha hecho bastante tarde... ¡Mi madre me mata!
- Lo raro es que no te hubiera llamado antes... *Dijo entre carcajadas*
- No te rías... No sabes lo jodido que es tener una madre así, que por dejarme no me dejaría ni respirar...
- Jajaja no te creas, todas son así.
- Ya, pero unas más que otras...

Se hizo otra vez el silencio, aunque esta vez duró escasos segundos.

- Venga Sergio vete ya, no vaya a ser que te castigue sin salir mañana, entonces ya sí que la liamos parda del todo...
- Cierto. Pues lo dicho, a las 5 en mi casa, ¿vale?
- Sí, claro, buenas noches y descansa
- Igualmente

Se despidió de mí con un guiño y un apretón de manos y yo puse rumbo de vuelta a mi casa...
Volver arriba Ir abajo
http://www.pokeaventura.foros.ws
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mi Historia Inventada   

Volver arriba Ir abajo
 
Mi Historia Inventada
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Historia FM 08
» Historia del Real Burgos CF
» ¿Debo empezar ya una historia?
» Real Betis 07/08 - Cambiando la Historia
» Historia en modo Ser Leyenda del PES09

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Fisica o Quimica Rol ::  :: Otras cosas-
Cambiar a: